Relájate

Les voy a contar una experiencia personal. Antes que acabara el 2017 estaba llevando una vida de mucha presión. Ocasionada por mi empleo, las responsabilidades, deudas y situaciones que yo hacía mucho más grande de lo que eran. Todo eso me llevo a: primero sentirme muy abrumada, no lograba disfrutar los pequeños momentos. Segundo, estaba sumamente frustrada por no sentirme feliz. Quería tener ya el empleo de mis sueños, viajar, disfrutar de solvencia económica…

¿Saben en que terminó eso? El estrés fue tanto que me enfermé. Pasé el año nuevo con una colitis nerviosa espantosa y mientras mi familia disfrutaba de la cena yo sólo pude comer media manzana. Ahí fue cuando descubrí que algo no andaba bien. Había permitido que las presionas se adueñaran tanto de mi vida que terminé enferma y nada contenta. DSC_0111.jpgDSC_0102ilstrada.jpgPienso que mucha gente podría sentirse identificada conmigo. Hasta podrían estar pasando por algo similar. Por eso decidí escribir ésto, 

  1. No tomes el trabajo tan en serio.

Si amigos, es la realidad. A veces el trabajo se vuelve la prioridad, dejamos de ver a la familia, salimos menos, siempre nos sentimos presionados. 24/7 estamos dedicados a cumplir cada demanda del empleo. No es sano, te distancias de las personas que amas, te enfermas, dejas de disfrutar. 

Sigue siendo responsable, cumple con tus obligaciones. Pero todo con equilibrio. DSC_0035.jpgDSC_0041 ilustrada.jpg

         2. Platícalo

A muchos nos cuesta trabajo hablar de lo que sentimos. Preferimos guardar para nosotros lo que sentimos o vivimos. A mí me ha ayudado platicarlo con alguien, me gusta orar y contarle a Dios lo que sucede. A mi novio porque él siempre tiene una forma muy objetiva de ver las cosas. Por supuesto están mis papás, en fin busca con quién te sentirías cómodo/a para contarle como te sientes. Más que buscar un consejo o algo así es para que puedas soltarlo y no le sigas dando mil vueltas en tu cabeza.

       3. Busca distraerte

También es muy bueno hacer las actividades que te gustan. Sal al cine, quédate en casa a descansar, ve con tus amigos de fiesta o desayuna con tu familia. Que no todo en tu vida sea responsabilidades. Es muy válido divertirse y olvidarse de las presiones con algo que ames hacer. Algunos de ustedes me compartieron lo que hacen:

Para mí ir a cenar con amigos, hablar de otras cosas o sólo tomar alguna bebida es lo que necesito para relajarme después de una día pesado.  Pedro García @_petergarcia 

Yo voy al Teavana, me llevo un libro y me desconecto de todo. Eso me ayuda muchísimo. Karen @karenjansoulet

DSC_0114.jpg

      4. Se paciente

La dinámica actual nos ha enseñado que debemos ser exitosos rápido. Seamos honestos, no es tan sencillo, requiere tiempo, esfuerzo, dedicación, etc. No te frustres aún no logras cumplir tus sueños, sigue trabajando por ellos. Pero sobre todo disfruta el camino, si no terminará siendo una tortura.

Espero que si te encuentras en un momento cómo el mío todo lo que te compartí hoy pueda ayudarte. ¿Tienes algún otro consejo para mí? Entonces escríbelo en la sección de comentarios, me encantaría saberlo. 

 

Gracias  Think Twice por la sudadera tan calientita que me mandaron para el invierno. 

DSC_0115.jpg

11 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s