4 lecciones de vida que aprendí con mi cambio de look

El mes pasado sorprendí a varios con mi nuevo corte. Algunos creyeron que fue algo impulsivo, pero no, fue un cambio muy bien planeado. Todos los cambios que he tenido han sido a raíz de lo aprendido en el diplomado de imagen personal. Cuando me inscribí no tenía idea de lo mucho que iba a ayudarme, porque me dejó verdaderas lecciones de vida.

Mis cuatro lecciones son: 

DSC_0169.jpgDSC_0238.jpg1. El sueño, ejercicio y buena alimentación son tres hábitos personales que no se deben descuidar.

En las primeras sesiones del diplomado hablaron sobre la importancia de cuidarte a ti mismo. Les confieso, yo siempre usaba la excusa del tiempo para no hacer ejercicio, salirme de mi casa sin desayunar o dormirme muy tarde por el exceso de trabajo. Incluso ese día le dije a la asesora “Meche pero no me alcanza el tiempo para todas esas actividades” Su respuesta fue “pues si no puedes cuidarte a ti misma, nadie más lo hará por ti”. Eso fue como un balde de agua fría, hay tanta verdad en sus palabras que desde ese día decidí mejorar mis hábitos por salud propia. Incluyendo el ejercicio que tenía más de un año sin hacerlo en forma.

El cambio inicia de adentro hacia fuera, una persona sana normalmente se sentirá bien con la imagen que proyecta. 

2. Veamos los cambios como una forma de aprender y mejorar.

A la clase asistíamos unas quince mujeres, todas con un objetivo común: buscábamos la forma de vernos mejor pero no sabíamos por donde empezar. Estaba el caso muy particular de una compañera que había tenido algunas situaciones en su vida que la habían llevado a sentirse descuidada. Todas fuimos cambiando a lo largo del diplomado, pero ella cada clase se veía renovada. Hasta que llegaron las últimas sesiones, la tarea era cortarnos el cabello. A ella le sugirieron un estilo muy corto y no estaba acostumbrada porque tenía varios años con una melena hasta la cintura. Se veía compungida, nadie creía que fuera a hacerlo. Para nuestra sorpresa la siguiente semana se presentó con el corte tal cual le dijeron y era la más espectacular de la clase. Sin duda era una mujer muy diferente a la que había empezado el diplomado.

El punto de la historia es recordar que los cambios son buenos, generalmente te sacan de tu zona de confort y aprenderás de ellos. Claro, pueden dar miedo o generar incertidumbre. Lo padre esta en animarse y vencerlos. No hablo sólo de cabello, me refiero a atreverse y emprender el negocio de tu sueños, irte de viaje, tomar una clase fuera de lo normal, etc.

DSC_0187.jpg

3. No es necesario gastar un montón de dinero para tener un buen closet.

Amigas la mayoría de nosotras gasta demasiado en ropa, zapatos, accesorios, etc. Peor aún cuando llenamos el closet de prendas que por diferentes razones nunca salen a la luz y se quedan eternamente guardadas. Aprendí a invertir en mis compras para que no se conviertan en un gasto innecesario. Ahora cada vez que paso por las tiendas no me dejo llevar por el consumismo de las rebajas, pienso en lo realmente necesario y si pasa todos mis filtros lo llevo a mi casa para realmente usarla.

Créanme, ha sido un cambio muy benéfico para mi bolsillo. En los básicos le invierto un poco más, a la ropa de temporada muy poco.

4. La imagen personal va más allá que verse bonito.

Muchos creen que al hablar de la imagen personal nos referimos a un tema superficial, limitado a siluetas, colores y formas de vestir. Es normal, de hecho yo creía eso antes del diplomado.  Resulta que va mucho más allá, al asesorar a una persona buscas ayudarla a tener un resultado integral. Puede ser físico, emocional, de hábitos. El objetivo es lograr que alguien refleje la imagen adecuada según su personalidad. 

Les ponía mi caso de ejemplo, empecé cambiando mi mentalidad respecto al deporte. Ahora me cuido para evitar enfermedades, estar sana. Busco tener actividades que disminuyan mi ansiedad. Mi autoestima mejoró al descubrir mi estilo personal y llevarlo día a día con orgullo.                                               DSC_0197.jpgDSC_0215.jpg

Espero que mis lecciones de vida puedan servirles y como yo, también hayan aprendido algo para aplicarlo. 

Oigan mi bolsita blanca de todas las fotos es orgullosamente mexicana, gracias a la marca Helga por el detalle. Más adelante les estaré contando sobre ellos. 

Si tienes más consejos para compartir por favor déjame un comentario que me encantará leerlo.

6 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s